domingo, enero 15, 2006

una de cal y otra de arena

Uno lee las noticias de Argentina y va pasando de la más profunda desmoralización al más alto grado de orgullo. Es como si se tratase de una montaña rusa o de un barquito de papel a la deriva en la cresta de las olas.
De pronto leemos que un camion repleto de carne volcó en la ruta y que los turistas que se dirigian al recambio turistico de la costa, aprovecharon para hacerse el surtido para la quincena y nos viene el bajón, porque nos pegamos solitos la etiqueta de pais cuartomundista.
Pero acto seguido, o noticia seguida, leemos que una banda de atracadores se llevo 600 lucas en efectivo y las tripas de 145 cajas de seguridad de un banco de la zona norte; que se marcharon por un tunel construído previamente y que se fueron una hora antes de que la cana se avivara que se habian ido y entonces nos sentimos orgullosos porque vemos que la picaresca y la viveza criolla que tan bien nos ha posicionado en el mundo sigue intacta. Menos mal.

1 comentario:

Turca dijo...

Eso, menos mal.
Me hiciste reir.

Gracias por pasar por mi blog.

Beso.