sábado, enero 26, 2008

Asomando la cabeza fuera de la burbuja

Hoy me desperté temprano, encendí la luz y me di cuenta que la noche anterior había olvidado bajar la calefacción: estaba casi transpirando en pleno invierno. Rápidamente la solución fue tomar una ducha reparadora, que se extendió más que otras veces. ¡Qué placer! relajarme bajo la fuerte lluvia de agua caliente. Una toalla suave con aroma a suavizante y el delicado perfume de la loción after shave hicieron el resto del milagro en mi cuerpo, que pareció recobrar en poco más de media hora, un par de años de juventud.
Bajé al garage y saqué el coche para llevar a mis hijas al colegio. Antes de salir, puse suave la calefacción para ambientar el habitáculo: el termómetro marcaba 3 grados. Luego me dirigí a la gasolinera y llené el depósito de gasoil. Una vez que las chicas quedaron en el cole, me fui a desayunar. Adoro esos minutos donde mi vida se resume a disfrutar un café con leche y un croissant crujiente. 
Había comprado el periódico, pero no pude leerlo pues tuve dos llamadas de trabajo al móvil. “Lo leeré de noche” pensé resignado. El resto del día lo pasé realizando visitas comerciales, que incluyó un almuerzo con un cliente. El eligió el restaurante y yo pagué la cuenta. Dos buenas raciones de pulpo a la gallega y unos filetes de salmón a la plancha, sirvieron de excusa para cerrar un negocio que a la empresa para la que trabajo, le reportará un ingreso de caja de 35.000 euros. 
Casi a la cuatro de la tarde, dejé nuevamente a mi cliente en su oficina y me dispuse a pasar el resto del día libre: me lo había ganado. Cuando volvía, recordé que hacía mucho que no pisaba el gimnasio. Cambio de planes entonces. Media hora de bicicleta; media hora de cinta y tres cuartos de aparatos. Otra ducha y la sensación de ser diez años más joven. Al llegar a casa, mientras esperaba la hora de inicio de las noticias de la noche, abrí el periódico.



Las tres primeras páginas estaban dedicadas íntegramente a la crisis humanitaria desatada por el bloqueo de Israel a la franja de Gaza. Un millón y medio de personas hacinadas en poco más de 350 kilómetros cuadrados de superficie, con un índice de pobreza extrema rondando el 70%, sin electricidad, sin combustibles, sin la mínima atención sanitaria , sin comida. Un millón y medio de seres humanos, rehenes de un estado que, apoyado incondicionalmente por los Estados Unidos, decide cómo se vive y cuándo se muere. 
Me vinieron a la cabeza el gueto de Varsovia y los campos de concentración nazi, donde alguien que consideró a los judíos, seres inferiores, también decidió cómo vivir y cuándo morir. Me di cuenta que como hace setenta años, éstas cosas suceden porque todos miramos para otro lado, porque los que tienen que denunciar las arbitrariedades están preocupados en otra cosa; porque organismos como la ONU están manejados por los mismos que llevan acabo éste y otros genocidios y sólo se limitan a lanzar desde sus balcones panfletarios la limosna que llaman ayuda humanitaria. 
Me di cuenta que lo que sucede en Gaza y en otras partes del mundo es culpa de todos, que la neutralidad siempre es un voto a favor para el que ostenta el poder y que al más débil sólo le queda el consuelo de la reivindicación histórica.
Me pregunté mentalmente qué haría yo si mi vecino o el alcalde de mi ciudad o el gobierno del país lindero avanzara a saco y por la fuerza sobre el derecho a mi propiedad, mi agua caliente, mi calefacción, mi combustible, mi desayuno, mi almuerzo, mi educación, mi salud, mis horas de gimnasio, mi intimidad... y me asusté de la respuesta.
La única diferencia que encuentro entre ésta situación de Gaza y la de la Alemania nazi, es que los judíos, aunque no lo sabían, contaban con medio mundo que libraba una guerra para quitarlos del infierno, en cambio los palestinos saben, que nadie se está ocupando ni se va a ocupar de ellos.

There's so many different worlds
So many different suns
And we have just one world
But we live in different ones
(Dire Straits, Brothers in Arms)

Pd. Y que conste que en este post no me importa el tema netamente político, que sí trataré en el futuro

13 comentarios:

Evan dijo...

Sabés???

Yo encuentro la misma diferencia, me hace pensar que ahora somos menos sensibles de lo que fueron nuestros antepasados y hacemos oídos sordos a tanto sufrimiento...

Te dejo un beso, que tengas un lindo finde!

Bego dijo...

es dificil sacar la cabeza d una burbuja tan agradable como la pintas al principio del post. Da miedo. Es inseguro...
A veces hay gente q lo hace, brevemente, incluso consigue hacer algo en esos momentos, pero la burbuja sigue llamando poderosamente.

Solo expongo...

Un beso real, Marcelo

Bea dijo...

Marce querido, como extraniaba tus posts. Hoy escribi algo que no se si publicare sobre Davos y te juro por Dios que mientras escribia pensaba que vos dirias eso que yo quiero decir tanto mejor! Pq a veces, es dificil expresar tanta bronca, tanta impotencia y poner en palabras un sentimiento de injusticia que por momentos lo abarca todo. Claro, despues seguimos con nuestro banio calentito y nuestro gym...Y aca son las 3:34 am y recien mientras caminaba a casa pensaba en una entrevista de trabajo que tengo el martes y me imaginaba respondiendo ante una hipotetica pregunta de pq quiero ese trabajo, y asi, caminando a las 3 de la matina por Londres, medio encopada, yo pensaba que muchas veces soniamos con cambiar al mundo, pero yo quisiera empezar por cambiar algo en esta comunidad y seguia pensando que si todos tratasemos de cambiar el mundo de los que nos rodean, asi los mas cercanos, bueno se haria una cadena mundial y por ahi hasta un dia vivimos en un mundo mejor. Escribi mas seguido, no nos prives de eso. Besos

Llanura Pampeana dijo...

Tan cruda como certera la última reflexión que hacés.

Saludos desde el otro lado del charco!




Tomate unas vacaciones. Venite a la llanura.

DudaDesnuda dijo...

Es terrible observar como hacen lo que tanto criticaron.
Sí. Observamos.

Besos y miradas.

susana dijo...

He tenido unos días difíciles, me alegró mucho ver tu comentario hoy, te extrañaba...el mundo? JA este mundo es un carrusel que se ha vuelto loco y anda dando vueltas sin parar...no estás mareado? yo si...besos cielo, su

Natasha dijo...

Conste que no soy política ni religiosa

me gustó el tema, sobre todo la forma parabólica como lo abordas...

el bien y el mal son las dos caras de una "misma" moneda. solo basta darle vuelta para que veamos las cosas en sentido inverso.... bien para mí, mal para vos y bien para vos mal para mí. así camina el mundo

Saludos con cariño y un beso

Naty

Natasha dijo...

PD: si sales de la burbuja asomate a mi ventana

Te quiero

Ex-periencia RUBIA dijo...

Triste realidad. Me gusta como escribis

∂ZuL™ dijo...

Es una realidad que de verdad no se entiende, gracias por regresar!

poemasperdidos dijo...

Marcelo, mi comentario no es solo sobre tu último post, llegué aquí, como es lo usual, casi por azar. Pasé primero por "El Azar nunca deja cabos sueltos" y me detuve en "Recuperando vida". Entre todo lo que leí encuentro muchas concordancias (y muchas frases para enmarcar, preciosas :D).
Tus blogs se complementan y retratan a un ser humano muy completo.

Saludos,
Gab

LocaComoTuMadre dijo...

Empecé a leerte y me agarró hambre, de "ese" desayuno... seguí leyéndote y me acordé del gimnasio, que tengo que empezar, a lo último, tiré el diario a la mierd...

Fuera de broma, hoy en día leer cualquier diario del mundo es de alguna manera sufrir con lo que pasa en el mundo.. Qué podemos hacer desde nuestro lugar? tratar de hacer las cosas bien y hacer un bien al otro, al que tenemos más cerca..

Besotes, hace tiempo no pasaba.
Maru.-

Llanura Pampeana dijo...

Hubo fusión en la llanura. Si quiere pase y vea.