miércoles, marzo 12, 2008

Historias con soundtrack

Odiosamente romántico y sentimental



Alguien se olvidó de nosotros, cerró el bar y se marchó. Sus amigas y mis amigos, sencillamente, nos abandonaron a nuestra propia suerte. Apenas nos miramos al salir de los aseos, pero nos reímos sin parar al darnos cuenta que nadie quedaba en el salón y que éramos dos siluetas difusas bajo la tenue luz azul de un foco de seguridad.
Intenté marcar un número en el móvil para que vinieran a rescatarnos, pero me interrumpió, “¿has tenido alguna vez un bar para ti solo?”... “claro que no”, respondí.
Continuó riendo y bajo aquella tenue luz, su cabello brillaba de manera especial. Por un momento pensé que todo pudiera ser obra de nuestros amigos y que aparecerían desde algún rincón borrachos y partidos de risa.
-Mientras veo cómo hago funcionar esto, búscate algo para beber- dijo señalando la enorme pantalla gigante de vídeo que cubría una de las paredes.
Volví con una botella de cava y dos copas. Se habías quitado los zapatos y permanecía sonriendo sentada como un buda al tiempo que hurgaba con un mando a distancia en la programación del equipo de música
-¿Crees que nos han hecho esto a propósito?
-Seguramente- aseguré- ¿pero entonces dónde están, que no les oigo reír?
-Sea como sea, disfrutemos del momento. Para empezar, brindemos por haber sido elegidos, ¿no te parece?
El tapón de la botella se perdió en la oscuridad y el cava estalló como un geiser islandés. Las copas chocaron y millones de burbujas llenaron las bocas simulando el big bang que dio origen al universo.
Sin dejar de sonreír eligió un clip de Rod Stewart, subió el volumen y me pidió bailar. ¿Quién se hubiera podido negar, si parada a contraluz de la pantalla, era como un ángel reverberante? Su cabeza se apoyó en mi hombro y sentí que a medida que avanzaba la canción, se volvías más y más liviana, como si de pronto fuera a desaparecer con la serenidad de una voluta de humo. La tibieza de su cuerpo subía por mis manos y derretía el mío. Acompasada y cadenciosa, su respiración era una brisa cálida como la que llega desde el mar en un atardecer de agosto.
Luego nos quedamos dormidos. Nos despertó la gente de la limpieza que admitió, que no era la primera vez que pasaba. No quiso que la llevara a su casa: prefirió subir a un taxi y cuando giró en la primera esquina agitó su mano. Desde ese día regreso cada noche al bar... ¿volverás alguna vez?


Haciendo zapping en youtube llegué a este clip. El relato fluyó de forma automática. Sé que hay momentos en que me vuelvo odiosamente romántico y sentimental -como Roddie- pero es que el mundo en que vivimos nos obliga cada tanto a refugiarnos de algún modo en otro "mundo maravilloso".

16 comentarios:

Matilde dijo...

romántico y sentimental

.

armas de conquista infalibles

.

besos

Evan dijo...

Me encanta esto de "odiosamente sentimental y romántico"...

Que lindo si hubiera sido cierto.

UN beso, Marce!

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Es bueno ponerse "odiosamente romántico y sentimental" de vez en cuando diria que es casi necesario y concuerdo contigo en que este mundo que nos toca obliga a buscar ese otro "mundo maravilloso".
Un abrazo.

Bego dijo...

Que bonita historia! ella ha de volver, dame esa satisfacción, no seas romántico en el sentido antiguo de la palabra y hagas q ella no vuelva.
El video aun no lo he visto pero el relato me gustó ;)

Un beso Marcelo!

La Profuga dijo...

ah en este relato estas super romantico...brota un sentimental....sera el amor...y la ocacion de romantisismo...

Bea dijo...

Algun dia deberias compilar todas tus historias con soundtrack! Un placer que compartas estos relatos que fluyen asi sin saber como ni porque. Un besazo.

MAR dijo...

YO SOY TAN ODIASA COMO TU...SI QUE LO DISFRUTE!
MUCHAS GRACIAS.
CARIÑOS PARA TI.
MAR

∂ZuL™ dijo...

Que rico es ser odioso y mas cuando encuentras en youtube canciones que te marcaron un instante especial en la vida... no crees Marcelito? oye felicidades gano Zapatero!

susana dijo...

me encanta esa vena romantica tuya, es muy bonita, besos su

carla'sdreams dijo...

nada mas lindo que ponerse odioso de romantico , yo soy odiosa igual y la verdad que tienes mucha razon nos nos queda otra que inventar un mundo solo de nosotros maravilloso y lleno de fantasias para escapar un poco de este , que vive ya sin amor.....besitos y muchas gracias por la visita , me pregunto? si me dejarias enlasarte para asi venir mas seguido.

*AntagoniSta* dijo...

Y venía todo baaaárbaro hasta Rod Stewart..., gustos son gustos y soy sincera.

Saludos.

MaleNa . la porteña dijo...

Querido compañero en estás épocas de cólera es maravilloso, ponerse una flor en el ojal y bailar por la calle.

Me gusta :)


Te abrazo.

Malena.

Un Angel en Bs As dijo...

volvi al mundo blogsfero, con otro nombre, y otro blog.. pero soy yo alfin!!
volvemos a ser vecinos
te dejo un abrazo

saludos

Mel!

Una Pepina dijo...

de tanto en tanto por que no?
un lugar donde refugiarnos por un instante y de mentiritas... volver a creer.

Sophie dijo...

Pero que maravillosa historia!!!. Muy Sabinesca, aunque más suave pero candente y romántica que se hace irresistible.

Felicitaciones, por un momento estuve allí contigo. ;-)

Besos

Isabel Romana dijo...

En ese clima creado por dos personas solas en un club, con todo a su disposición, ¿quién no se sentiría romántico? Besitos.